Blogia
Desde Pina: el blog de Marisa Fanlo Mermejo

El sábado homenajeamos a los vecinos de Pina asesinados en campos nazis

El sábado homenajeamos a los vecinos de Pina asesinados en campos nazis

 

Es necesario no olvidar la barbarie, los crímenes contra la humanidad, y por eso estos días, entre las actividades del Festival Aragón Negro que organizamos en Pina, hemos querido introducir un tema como es la deportación de aragoneses, incluida gente de nuestro pueblo, a los campos nazis. Aquí dejo el enlace al artículo que me han publicado en arainfo.org (Recordar negros crímenes en negros años) y mis palabras en el acto del sábado:
Buen día, bienvenidos Josep San Martín (delegado en Aragón de la Amical de Mauthausen y miembro del Comité Internacional de Mauthausen), Julio Embid (director general de Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón), familias, amigos y amigas. 
Gracias por acudir a este acto tan importante para muchas personas que estamos hoy aquí.
Os explico en primer lugar el desarrollo del mismo. Ahora, vamos a realizar unas breves intervenciones, luego una pequeña visita a la exposición de la Amical de Mauthausen sobre la deportación republicana a los campos nazis y finalmente saldremos a descubrir la placa.
Comienzo mi intervención recordando que el 1 de noviembre de 2005 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 27 de enero Día Internacional en memoria de las víctimas del Holocausto y en prevención de los crímenes contra la humanidad, ya que ese día de 1945 se produjo la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau. 
En Pina, ese mismo año 2005, en mayo, se aprobó en Pleno colocar una placa en recuerdo de los vecinos de nuestro pueblo que fueron asesinados en campos de concentración y exterminio nazis. Hoy, por fin, vamos a cumplir ese acuerdo.
Puede resultar extraño que este acto lo incluyamos dentro del Festival Aragón Negro; no lo es tanto si pensamos en la cantidad de películas, libros, exposiciones y otros productos culturales, que nos recuerdan los crímenes que se produjeron en Europa en los años 30 y 40 del siglo XX. Porque la memoria, tanto la particular de cada uno de nosotros y nosotras como la memoria universal, están en la base de la creación artística. Y hoy estamos aquí para hablar de la importancia de la memoria, de la importancia de recordar, de la importancia de no olvidar los nombres de quienes, como dice la Ley de Memoria Democrática de Aragón, aprobada el pasado año por las Cortes de Aragón, "padecieron confinamiento, torturas y, en muchos casos, la muerte en campos de concentración y exterminio europeos o bajo dominio fascista". 
Un episodio que no debemos olvidar y que es de los más negros de la historia de la humanidad. 
Y hoy estamos aquí para no olvidar a siete personas que sufrieron aquellos crímenes. No sé si recordais el final de "La lista de Schlinder", cuando los actores de la película, los personajes, van caminando tras su liberación y se convierten en las personas reales cuyas vidas estaba contando la película. Pues bien, yo este acto de hoy lo veo como una forma de convertir a las víctimas del nazismo en personas reales, que pasearon por estas calles, que vivieron aquí y tuvieron que abandonar sus casas y sus familias. Y para eso tenemos que nombrar a Emilio Abadía del Ruste, a Pablo Aparicio Conejero, a Benito Blasco Calvo, a Francisco Bosque Villanueva, a Julio Mermejo Miguel, a Alejandro Salvador Cavero y a Teodoro Sanz Gómez. A ellos no los salvó ningún Schlinder y fueron asesinados. Y quienes estamos en las administraciones públicas tenemos la obligación de reparar el olvido de esos crímenes por justicia. Y esa es nuestra intención hoy cumplir con los principios generales de la ONU que defiende la verdad, la justicia y la reparación.
Gracias 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres