Blogia
Desde Pina: el blog de Marisa Fanlo Mermejo

MUJERES

25N, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

17 mujeres al día fueron víctimas de violencia en Aragón durante los tres primeros meses de este año. Unas 1.600 denuncias.

Lo doloroso es que de más de 1.200 denuncias de abril a junio, solo 15 las interpuso la propia víctima.

Sigue habiendo miles de mujeres en nuestro entorno que sufren agresiones en silencio. Hay que hablar y hay que denunciar. Y tenemos que ayudar tod@s, desde las administraciones públicas y en nuestro entorno. 

Y ojalá consigamos que este tema no lo olvidemos el resto del año, que sea una cuestión de estado. No podemos ver cómo asesinan a más de 50 mujeres al año sin inmutarnos y sin intentar cambiar la sociedad en la que vivimos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

#NiUnaMás #NiUnaMenos

#NiUnaMás #NiUnaMenos

6 mujeres asesinadas en 5 días. ¿Se puede llegar a más? ¿Puede soportar esta situación una sociedad que se supone educada y desarrollada? ¿Puede soportarla sin escandalizarse? ¿Sin ser portada de telediarios, periódicos y sin estar en todas las redes sociales de mujeres y de hombres?

Si esta sociedad puede soportar esta forma de terrorismo, yo no quiero formar parte de ella.

Tantas razones para avergonzarnos...

25N, contra la violencia machista

25N, contra la violencia machista

Porque desde la literatura también se genera conciencia de las injusticias y nos hacemos conscientes, gracias a todas las personas que participaron en el primer concurso de microrrelatos sobre la violencia contra las mujeres, organizado por la Asociación de Mujeres Amparo Poch, de la que soy vicepresidenta. Y felicidades a quienes ganaron, en especial a Arrate Gallego, mi compañera del taller literario de Pina, que quedó segunda y que siempre nos emociona con sus textos.

Aquí os dejo mi relato que no pude presentar por formar parte del jurado y, en la imagen, el de Arrate. 

Yo también seré culpable

Si un día muere, yo también seré culpable. Es lo que me repetía constantemente mientras escuchaba desde mi cama los gritos.

Mi conciencia me impedía darme la vuelta y seguir durmiendo.

Mi pereza -y quizá algo de miedo- me impedía levantarme y llamar a la guardia civil o a su puerta.

Aquella noche llevaba despierta más de media hora. Y seguían los gritos y los lloros.

Aquella noche la pereza no pudo conmigo. Bajé y salió él. Desde la puerta, gritos al verme, pero no gritos hacia mí, sino hacia dentro: ¿No ves que estás molestando a los vecinos?

Y me callé. Debí haberle dicho que quien me molestaba era él y que le iba a denunciar. Pero callé.

Y hoy, yo también soy culpable.

Todos los días deben ser 8 de marzo. Todos los días debemos luchar por la igualdad de derechos

Todos los días deben ser 8 de marzo. Todos los días debemos luchar por la igualdad de derechos

Toni Cantó y el desprecio a las mujeres

Después de lo sucedido ayer con el despreciable comentario que realizó el diputado de UPYD Toni Cantó minimizando la violencia que sufren las mujeres y la importancia de las denuncias que realizan, me reconcilio con el mundo con una conversación, mientras como con Ángela en el despacho, y la lectura de un artículo de Bianca Jagger (directiva de Amnistía Internacional (EE UU) y embajadora extraordinaria del Consejo de Europa) en El País. Un artículo muy comprometido con los derechos de las mujeres y la lucha contra la violencia machista. Habla de la impunidad con la que en muchas ocasiones se observan los crímenes contra las mujeres en muchas sociedades de todo el mundo. Incluída ésta, como reflejan los comentarios de personas como ese diputado y de las y los miembros de Feder Gen. Y el artículo, por supuesto -si no, no me habría reconciliado con nada- habla de la revolución que tenemos pendiente. Porque la revolución o será feminista, o no será.

Os recomiendo ese artículo del que extraigo estas frases: 

La igualdad de género es muy difícil de lograr, sin embargo; pero siguen existiendo unos niveles inadmisibles de discriminación y violencia contra las mujeres. La cruda verdad es que las mujeres siguen siendo un grupo de la sociedad muy vulnerable.

La violencia contra la mujer es un crimen, y sin embargo es universal. Esto sucede en todos los países del mundo, y en todos los niveles de la sociedad.

De acuerdo con ONU Mujer, seis de cada diez mujeres son víctimas de violencia física y/o sexual en sus vidas. [...]

La lista sigue y sigue. Es una vergüenza, una pandemia global. La violencia contra las mujeres parece estar arraigada en nuestras sociedades. No debería ser. Tenemos que detenerlo. Debemos poner fin a la cultura de la impunidad en todo el mundo.

La violencia es un ciclo que se perpetúa. No solo sufrirá nuestra generación, sino las de nuestras hijas y nuestras nietas, si no exigimos que se ponga fin a esta epidemia.

Debemos enseñar a nuestros hijos a querer y respetar a las mujeres. [...]

El 14 de febrero de 2013, Eve Ensler, la autora de los Monólogos de la vagina, organizó un movimiento de alcance mundial, One Billion Rising, un llamamiento a “romper el muro patriarcal de opresión y negación, transformar la mentalidad que ha convertido la violencia en algo normal, poner a las mujeres supervivientes en contacto con sus cuerpos, su fuerza, su determinación, su energía y su fuerza y bailar para mostrar la voluntad del mundo de hacer que la violencia contra las mujeres sea por fin inaceptable”. One Billion Rising convocaba a las mujeres de todo el mundo y a los hombres que las quieren a salir de sus escuelas, oficinas, casas, y bailar en la calle. [...]

Llamada a la Acción. Una revolución no violenta

[...] Debemos negarnos a aceptar que continúen los abusos y la violencia contra las mujeres y las niñas. No podemos permitirnos ser pasivos, teniendo en cuenta a todas las mujeres que sufren violencia, persecución y toda clase de injusticias. Por el bien de nuestras hijas y nietas, no podemos quedarnos sentados y no hacer nada. Al hacerlo, ponemos en riesgo su futuro. La equidad de género no es solamente posible, sino también necesaria. La discriminación y violencia contra las mujeres nos impiden convertirnos en una sociedad libre y equitativa. La violencia contra las mujeres y las niñas representa un crimen contra todos y cada uno de nosotros.

Pongamos fin a la violencia contra las mujeres. Debemos llevar a los culpables ante la justicia y terminar con la cultura de la impunidad.

Y no puedo evitar recordar ahora las representaciones teatrales que realizamos en Quinto hace unos años, gracias a Qvintus Teatrae, de Los monólogos de la vagina. Una experiencia única, durante tres años seguidos, en la que te metías en la piel de tantas y tantas mujeres de distintos lugares del mundo que habían sufrido humillaciones, torturas, violaciones o la muerte sólo por el hecho de ser mujeres. Creo que fue una experiencia que nos enriqueció enormemente a todas las personas, hombres y mujeres, que participamos en ella. La echo de menos porque creo que es importantísimo organizar actividades de ese tipo. Es importantísimo que todos y todas seamos conscientes de las cosas que hay que cambiar y de lo que podemos hacer. Aunque sólo sea recaudar un dinero que ayuda a mujeres y niñ@s que huyen de la violencia.

Y para terminar, el video de la canción de Carlos Mejía Godoy, basada en un poema de Ernesto Cardenal titulado Las mujeres del Cuá, que cita en su artículo Bianca Jagger.

LA MAREA VIOLETA

LA MAREA VIOLETA

CHA se suma a las organizaciones y colectivos de toda España que forman parte de la marea violeta como acto de protesta por los recortes en materia de igualdad que se están planteando desde distintas administraciones públicas.

Los actos se celebrarán en más de 23 ciudades españolas y la cita en Zaragoza será mañana viernes 10 de febrero a las 19.30 h. en la Plaza de España.

Como yo no voy a poder acudir, me permito pediros que apoyéis estas reivindicaciones y que lo hagáis acudiendo vestidas de negro y con bufanda morada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Justicia ciega-mente de derechas

Veo al Ministro de Justicia, sr. Gallardón, en un chiste en la prensa en el que dice que “la justicia tiene que ser ciega-mente de derechas”. Pues bien, sí, eso parece. Y no hablo de algunas sentencias relacionadas con cargos políticos que están dictándose estos días, de las que habría mucho que decir.

Hablemos de mujeres; hablemos de la mitad de la población. Muchas estamos hartas de que desde los sectores más reaccionarios de la Iglesia católica y de la derecha política y social intenten devolvernos otra vez a nuestro “lugar natural”. Estos días nos aconsejaban, desde esos ámbitos, cuidar a nuestros maridos como si fueran los niños menores de la casa; criticaban a mujeres -e incluso han intentado apartarlas de la enseñanza- por estar casadas por lo civil; por supuesto no nos consideran capaces de hacer esa difícil labor que es hablar desde un atril como sacerdote, etc., etc.

Finalmente, ayer, el Ministro de Justicia anunció, entre otras muchas medidas que va a tomar, lo que ya esperábamos: que reformará la ley de salud sexual y reproductiva de 2010 para volver a exigir el consentimiento de los progenitores para que una menor de 16 a 18 años pueda abortar.

Se vuelve así a prohibir, coartar, acosar y acusar a las mujeres por intentar decidir si quieren ser madres y en qué momento. Éste es un debate superado y ahora parece que retrocedemos no 20 años, sino más de 70, ya que la primera ley del aborto del Estado español se aprobó en 1936.

En CHA creemos que el aborto es un derecho de todas las mujeres y la administración debe reconocerlo como tal y protegernos a todas para que podamos hacer uso de ese derecho en la sanidad pública y con toda la seguridad tanto para las pacientes como para los y las profesionales que lo practiquen. Y por otro lado también queremos exigir a las administraciones públicas más medidas que protejan y ayuden a las mujeres que decidan seguir adelante con sus embarazos y ser madres. Una cosa no quita la otra. Lo que queremos es que las posibilidades económicas de cada mujer no sean las que condicionen el momento en que tenga que ser madre o dejar de serlo.

Pero los anuncios del Ministro de Justicia no son sólo sobre el aborto. Entra también en otras reformas de la justicia apostando por crear cargos prácticamente vitalicios en ámbitos donde la derecha tiene un peso considerable, por obviar la posibilidad de reinserción de la gente que está en la cárcel, por poner en marcha el copago en el sistema judicial...

Así pues, parece claro que la justicia va a ser ciega-mente de derechas.

Las madres según el PP

"Somos madres, mantenemos nuestra casa limpia y pura, como todos, trabajamos sin desdén, no hay duda alguna, choferesas, enfermeras, cocineras y modistas, pedagogas, cantantes y hasta artistas, cuentacuentos, albañil y economista. Nos engaña recibir alguna flor y un achuchón, pero más nos gusta un bolso de Vuitton, sin hacer más comentarios. Somos madres, somos madres, somos madres". Los padres harán lo mismo, supongo...

Un poema de Elena Medel

Árbol genealógico

Yo pertenezco a una raza de mujeres con el corazón biodegradable.
Cuando una de nosotras muere
exhiben su cadáver en los parques públicos, los niños se acercan para curiosear en su garganta de hojalata, se celebran festines con moscas y gusanos, me cae mal porque me hizo sonreír a mí, que soy tan triste.
A los treinta días exactos de su muerte el cuerpo de esta extraordinaria raza
se autodestruye, y a las puertas de vuestras casas llaman los restos del alma de las mujeres sobrenaturales,
chocan contra vuestras paredes, sus empastes y sus uñas agujerean vuestras ventanas
hasta que sangran nuestras aortas clavadas en la tierra, igual que las raíces.
Al morir nos abren el estómago, examinan con los dedos su interior, rebuscan entre las vísceras el mapa del tesoro,
sacan sus dedos negros de todos los poemas que se nos han quedado dentro con los años.

Un espectáculo.

Pertenezco a una raza desarrollada más allá de los púlpitos. Soy una de ellas porque mi corazón mancha al tomarlo entre las manos, porque coincide en tamaño con el hueco de un nicho;
fresco y dulce como el de un animal, chupad mi corazón para que, al morir, sepan que hemos estado juntos.
Soy una de ellas porque mi corazón será abono. Porque mi sangre, que es la suya, sube y baja por mi cadáver como por escaleras mecánicas;
porque el fundamento de mi carácter, al descomponerse, se incorpora a una especie salvaje
que ladra y que hiere y que te lleva a su terreno, que ignora las afrentas, que jamás se extinguirá.

 

Del blog Las afinidades electivas

De un año a otro casi el mismo texto... sólo cambian las cifras

A PESAR DE NUESTRAS PROTESTAS

 

Nada más despertarnos, en la radio están recordando que hoy se celebra el Día Internacional contra la Violencia de Género: se suceden en las emisoras testimonios, opiniones, actos celebrados ya el día de ayer y los programados para hoy...

 

¿Es necesario este día? Se pregunta mucha gente. ¿Era necesaria una ley que no ha impedido que sigan las muertes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas? Siguen preguntándose otras personas. ¿Es necesario hablar tanto de un tema tan desagradable y que, sobre todo en el medio rural, sigue siendo un asunto privado?, llegan a decir quienes están “seguros” de que a ellos no les va a pasar nunca y quienes, sin estarlo, por ignorancia o por querer alejar ciertos fantasmas, no quieren ver la realidad.

 

Yo creo que sí. Es necesario todo esto. Es necesario hacer visible la dramática situación de muchas mujeres. Es necesario también que la gente escuche que puede hacer algo para ayudar a su vecina, a su tía o a su amiga. Y es necesario que los hombres se impliquen también y dejen de hacer chistes con ciertos temas que terminan con la muerte de decenas de mujeres cada año, 67 ya en lo que llevamos de 2009, si se incluye a las mujeres que han muerto tiempo después de sufrir la agresión a consecuencia de la misma.

 

Y, sobre todo, es necesario educar. Y no hablo sólo de niños y niñas o de jóvenes. Todavía hay muchas personas adultas que necesitan esa educación. Algunas deben aprender a reconocer cuándo se dan estos casos o cómo tratarlos. Otras no quieren enterarse de que existe algo llamado libertad de decisión, de que hay que respetar el derecho de todas las personas a vivir su vida con quien quieran, a dejar a su pareja y a no verse por ello abocadas al acoso continuo o a la muerte.

Y mientras, a la Ministra de Igualdad se le llena la boca con los dipositivos de control del maltratador que tiene el gobierno guardados bajo llave: el 8 de julio de 2009 decía que había 3.000 nuevos ¡pero si hay 115.000 mujeres con órdenes de alejamiento y sólo 55 han podido acceder a uno de ellos! ¿qué hacemos con 3.000 dispositivos? Y, sobre todo, ¿qué hacemos con ellos si desde las instancias judiciales no se toman las decisiones oportunas para que se apliquen esas medidas? 

 

Y sabemos que todo esto lo hemos oído ya. Que repetimos lo mismo hasta la saciedad. Pero también ellos siguen matando. A pesar de nuestros gritos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MATERNIDAD LIBRE, ABORTO SEGURO

Las mujeres de CHA queremos manifestar nuestra disconformidad por el sesgo de las últimas protestas antiabortistas. Estamos hartas de que desde los sectores más reaccionarios de la Iglesia católica y de la derecha política intenten prohibir, coartar, acosar y acusar a las mujeres por hacer uso de su derecho a decidir si quieren ser madres y en qué momento. Éste es un debate superado y ahora parece que retrocedemos no 20 años, sino más de 70, ya que la primera ley del aborto del Estado español se aprobó en 1936.

 

Creemos que el aborto es un derecho de todas las mujeres y la administración debe reconocerlo como tal y protegernos a todas para que podamos hacer uso de ese derecho en la sanidad pública y con toda la seguridad tanto para las pacientes como para los y las profesionales que lo practiquen.

 

Además, desde CHA queremos exigir a las administraciones públicas más medidas sociales que protejan y ayuden a las mujeres que decidan seguir adelante con sus embarazos y ser madres. Una cosa no quita la otra. No queremos que se obligue a abortar, sólo queremos poder hacerlo en la sanidad pública, sin limitaciones según las posibilidades económicas de cada mujer.

 

No podemos olvidar que se reforma una ley ¡¡del año 85!! que el PP respetó cuando gobernaba. Pero no hay duda de que al PSOE le viene bien fomentar esta polémica. Hasta parece ser de izquierdas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres