Blogia
Desde Pina: el blog de Marisa Fanlo Mermejo

Hasta siempre, compañero

Hasta siempre, compañero

 

La primera vez que vi a José Antonio Labordeta de cerca, tanto como para rozarlo, fue un martes acabando mayo del año 2003. Fue en la escalera de la sede de Chunta Aragonesista en Zaragoza. Yo acababa de ser elegida concejala de CHA en Pina ese mismo domingo y era la primera vez que iba a esa sede. En la escalera casi me tuve que apartar para que pudiera bajar él. En ese momento no podía imaginarme las ocasiones que tendría de tenerlo tan cerca.

Pocos meses después, justo antes de las elecciones de marzo de 2004, vino a Pina. Recuerdo -y no sólo yo- cómo contó él en aquel momento la primera vez que había cantado allí, en las piscinas. Decía que nunca había comido tantos mosquitos como aquel día. Yo entonces, cuando cantó, era muy pequeña y no sabía ni de música, ni de democracia, ni de libertad ni de falta de ella. Pero cuando vino esta segunda vez a Pina yo ya sabía de todo eso. Ya sabía que a quién tenía al lado era un orgullo y un honor tenerlo ahí. Ya sabía que me acordaría muchas veces de ese momento. Y sabía que era el primer diputado -y único quizá para siempre- que nombró a mi pueblo en el Congreso, allí en Madrid, donde no saben que Aragón existe.

Aún tuve ocasión de llevarlo a Pina otra vez, esa para hablar de su hermano, el Poeta con mayúsculas, como él lo llamaba. Entonces ya estaba enfermo, aunque no mucha gente lo sabía. Yo sí. Y supe que iba a ser la única vez que le iba a oir cantar l’Albada en Pina.

Qué pena, José Antonio, que no te hemos podido hacer pregonero para que nos cantaras desde el balcón del Ayuntamiento. Cómo nos habrías emocionado...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres