Blogia
Desde Pina: el blog de Marisa Fanlo Mermejo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Poesía de Ángel Guinda para volver a mi blog

Después de unas semanas sin escribir nada, vuelvo con poesía. Nada mejor para ser interpretado como cada un@ quiere que la poesía.

En la vida, y muy a menudo, también hacemos eso de interpretar de diferentes formas las mismas cosas. Muy pocas veces somos objetiv@s, para qué engañarnos. Pero hasta dentro de la subjetividad, que hace que muchas cosas puedan ser verdad según desde donde se miren, a veces mentimos.

Hoy dejo aquí unos poemas de Ángel Guinda, que será premiado hoy mismo en Madrid por la Fundación Aragonesista 29 de junio. Nieves Ibeas, Presidenta de CHA y de la Fundación, será la encargada de hacerle entrega del premio. Os invito a leerlos y a pensar un poco en este pesimismo atávico que nos corroe y que tenemos que dejar de lado y gritarle NO. 

Espero que al leerlos os pase como a mí que, cuando veo ese pesimismo, tiendo a llevarle la contraria y, a pesar de que somos muchas las personas que nos sentimos "desencajadas" en esta sociedad en la que vivimos, me quedo con este verso que nos invita a seguir soñando -quizás con una sociedad y un país mejor- y a no enfundarnos la cabeza en una bolsa de plástico: "Una bolsa de estudios abre un mundo, una bolsa de viaje cierra un sueño".

NO

Soy un claro interior, el porvenir
de una puerta que siempre está atrancada.
La trampa de vivir y ver morir.

Contra la destrucción de la conciencia
bramo, reviento, clavo en Dios los codos.
Soy un zarpazo roto de paciencia.

Una luz que, arañando los escombros,
borra la niebla y sigue hacia adelante.
Un hombre con la sombra hasta los hombros.

Como hambre y bebo sed con todos
los condenados a escarbar la nada.
Esto no es un poema, es un desplante.

Profundamente grito un no rotundo.
Yo no quiero vivir en este mundo.

CAJAS

Lo diría una indígena y tendría razón.
“Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les dejan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja.
Los Bancos y las Cajas tienen caja,
los establecimientos tienen y hacen caja.”
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

BOLSAS

La vida irrumpe desde una bolsa de aguas.
La bolsa o la vida.
Bolsa de empleo, bolsa de desempleo.
Enfundarse en la cabeza una bolsa de plástico
es un procedimiento de suicidio.
Unos se embolsan -y nunca reembolsan-
mucho de lo que muchos desembolsan.
Otros invierten en Bolsa.
Todos se sienten sucios sin su bolsa de aseo.
Para el que nada tiene,
dar un tirón de bolso es un día de vida.
Una bolsa de estudios abre un mundo,
una bolsa de viaje cierra un sueño.
El viento hace rodar las bolsas por el suelo,
las cuelga de los árboles, las dispara a las nubes.
Bolsa del pan, bolsa de petróleo.
Estallan de tristeza los bolsillos vacíos.
Cuánto cuesta ajustar la bolsa de la compra.
Qué bien ajusta la bolsa del placer.
Ocultamos los cadáveres en bolsas
para que no nos molesten.
La bolsa de basura es nuestra biografía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres